El seleccionador brasileño, Luiz Felipe Scolari, y el coordinador técnico del equipo, Carlos Alberto Parreira, coincidieron hoy en que el fútbol brasileño necesita invertir más en las categorías juveniles.

"El fútbol alemán es perfecto en su campeonato, en las divisiones inferiores, en la formación de entrenadores. El resultado está ahí", dijo Parreira en rueda de prensa un día después de la victoria de Alemania por 1-7 sobre Brasil en las semifinales del Mundial.

Parreira dijo que la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) "no forma a jugadores jóvenes", a diferencia de la Federación Alemana, aunque Scolari le corrigió a renglón seguido.

Según Scolari, la CBF tiene "buenos cursos" para formar a entrenadores jóvenes y ha puesto sus instalaciones y canchas de Teresópolis a disposición de las categorías juveniles.

"Nosotros tenemos dos años de experiencia y ellos 40. Tenemos mucho camino por delante", respondió Parreira.

"Está muy claro que los alemanes, los europeos, trabajan para mejorar la base de jugadores, para formar los entrenadores. La UEFA lo hace con cursos. También para mejorar asistencia de jugadores, para mejorar los campeonatos", relató el asistente.

Scolari señaló otro problema que enfrenta el fútbol brasileño, la emigración precoz de sus jugadores a Europa y sugirió que haría falta una modificación legal para incentivar que se queden en su país.

"Brasil revela buenos jugadores, pero tenemos que entender que muchas revelaciones inician aquí su carrera y se van al extranjero pronto", afirmó.

"Con una ley nueva, tal vez las oportunidades de que los jóvenes permanezcan sean mayores", comentó el entrenador que, no obstante, defendió la calidad de la actual generación de jugadores de Brasil con la que ha llegado a las semifinales del Mundial.